Diario de un vendedor.


Aquel día gélido del mes de febrero Andrés había salido de viaje, el trabajo era de representación de productos de comidas rápidas, pero con la especialidad de que las llevaban a casa.

Él siempre había tenido una ilusión especial por inventar algo, pensaba durante los viajes, ¿porque no podía inventar algo grande, algo que beneficiará a las personas, como lo había hecho la fregona? Aquel día salió de casa con la esperanza de que aquella semana fuera beneficiosa, tenía una buena ciudad, y muchas ganas de trabajar.

Salió sobre las ocho de la mañana, había hecho la maleta para cinco días, aunque normalmente solía estar menos, intentaba adelantar las visitas o hacerlas en menos días, así evitaba gastos.

Al llegar a Montrir busco un Hotel, había varios, pero hubo uno que le llamo la atención, era pequeño pero le llamo la atención la estructura, el decorado y la lúgubre forma de su fachada.

A Andrés siempre le habían gustado las cosas raras, extrañas y con un poco de misterio. De pequeño leía libros de su hermano mayor, historias de terror que jamás le dieron miedo. Era un niño sin miedo, a veces intentaban gastarle bromas pero jamás lo consiguieron, más bien disfrutaba viendo las caras de los compañeros, esas que estaban esperando ver la de Andrés descompuesta y lo que hacían era lo contrario. Le ofrecían un placer inusual, y era Andrés que se reía de los demás.

Al llegar al Hotel se inscribió en recepción, había un hombre delgado, bastante delgado, el rostro era corriente tendría unos 50 años, las greñas mal cortadas le sobresalían de detrás de las orejas, y llevaba un pendiente de aro en una de ellas. Andrés firmo en el libro y pidió la llave.

Subió por una estrecha escalera hacía la habitación 14. Aquel hotel nada más tenia 14 habitaciones, en dos plantas. No había ascensor, y pocas diversiones, pero Andrés no necesitaba mucho, tan solo era para dormir. Durante el día estaba viajando y lo único que necesitaba era una buena cama por la noche para descansar.

Al entrar en la habitación sonó como una especie de crujido, un crujido de madera, como si se estuviera levantando la tapa de un ataúd, cerró la puerta por dentro y dejó la maleta encima de la cama. Andrés no le dio importancia al ruido. Sacó un pantalón corto y se fue al baño. Aquel baño era para muñecos, una ducha pequeña en la que prácticamente no podías girar sobre si mismo, un lavabo y poco más. Entro en la ducha y al abrir el grifo sintió un escalofrió que le hizo casi resbalar y caer al suelo. Se aguanto fuerte a la cortina de baño, y empezó a acelerarse el pulso de su corazón, los latidos estaban jugando con su cuerpo, estaba temblando. Salió rápidamente de la ducha fue a su cartera y saco una pastilla, se la trago sin beber ni una gota de agua. Se sentó en el borde de la cama para descansar y sin darse cuenta se quedo dormido.

Estaba en una casa, con una mujer muy bella, sentados en el comedor. Andrés estaba explicándole que su servicio era uno de los mejores, le explicaba los nervios y agobios que pasan las mujeres que tienen invitados, y no saben que cocinar, luego el trabajo de comprar, cocinar, y todo lo que después viene, fregar montones y montones de platos y cubiertos.

Mañana sigue…..

Acerca de Marian

Escribo relatos cortos, poemas, reflexiones y otras cosas de interés general, me encanta estar informada de todo lo que pasa en el mundo. S
Esta entrada fue publicada en General, Relatos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Diario de un vendedor.

  1. gorocca dijo:

    Y nos vas a dejar así,jajaja, habrá que esperar a mañana.
    un saludo, te eché de menos ayer!

  2. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s