BARRIOS DE YONI’S

Yoni y Monipenny

Hace unos meses pensé que sería interesante hacer una antología de poemas, de barrio, de las vivencias callejeras, de gente de barrio, de la esencia de un barrio de clase media-baja (los poemas están pero no puedo exponerlos en internet, espero que un día muy cercano pueda publicar algo y dar a conocerme). Más bien diría de clase baja, no por las personas, sino por la situación económica que existe tristemente, en muchos barrios de Barcelona. Eso genera cada vez, más delincuencia, menos interés por la cultura y una dejadez en todos los sentidos, mezaclada con el desinteres por todo.

Mi experiencia en uno de esos barrios, tengo que decir que me encanta y que no lo cambiaría por otro, es que hay verdaderos dramas, verdaderos sufrimientos, verdaderas historias de tragedias familiares, historias de hombres y mujeres que viven en cajeros o en el parque, historias de hijos que han muerto por las drogas, padres desesperados por encontrar un trabajo, padres decepcionados de sus hijos porque que roban, se drogan, viven en un infierno pensando que es el paraíso, de mujeres que se han tenido que poner a trabajar en algún local de alterne, tanto por cuestiones de dinero, trabajo, familia,  drogas, alcohol, enfermedades mentales, etc., de hijos desesperados por salir de un mundo que les imanta y no tienen el valor de huir por si solos por miedo al “qué dirán” miedo a ser “yo mismo”, etc.

Este post es el comienzo de una serie de reflexiones dedicadas a ellos, sin nombres, sin descripciones, con todo el respeto, con toda seriedad, y toda la dignidad que hay que tener. Es una ventana que se abrirá  por medio de las palabras, para que podamos, o al menos, intentemos ponernos en la piel de esas personas. Personas como nosotros, que por circunstancias del destino o de la vida, nacieron en estos barrios, por azar, fatalidad, suerte o por herencia familiar, son personas como los demás, y en muchos casos, son mejores personas de lo que la mayoría cree. Algunas, incluso con corazones tan grandes y generosos que es difícil poder encontrar a alguien igual.

Esta serie va dedicada a ellos, los personajes de arrabales, barriadas, ciudadelas, distritos, ensanches, extrarradios, intramuros, juderías, morerías, suburbios, aljamas, guetos….Al fin y al cabo, nuestro lugar de nacimiento, nuestra cuna, nuestro hogar.

Iba a poner poemas que he escrito, he parido de esas experiencias, de esas vivencias en uno de esos barrios, pero por motivos de derechos de autor no puedo poner ningún poema en internet, al ser expuestos a terceras personas pierdes los derechos de autor. Así, que en vez de poemas, serán pequeñas cartas de reflexión sobre las vivencias de un barrio variopinto, sensible, duro, arrogante, desesperado en ocasiones, pero con un corazón y una gente que lucha cada día por sus creencias.

Yoni y Monipenny

Yoni y monipenny, es un poema que escribí, un poema que habla de esas personas que no sienten, no viven, no luchan, no trabajan, no tienen ilusiones….personas que tan  solo, el simple hecho de levantarse, es para ellos un agobio, un esfuerzo tremendo, porque es mejor quedarse a dormir, no trabajar durante toda la semana, es mejor estar en el bar hablando de soeces, de cosas absurdas que intentar buscar un trabajo, buscar algo que te llene, algo que te haga un poco feliz.

A todos nos gustaría dejar de trabajar, levantarte por la mañana y decir: “Hoy, “¿Qué hago hoy?”…sería fantástico, algo único, pero la vida no es así. Debemos, aunque no queramos, imponernos un orden, una pauta diaria, un horario, y lo que quede hacer lo que más nos guste. Si no somos carne de cañón. Las personas que no tienen esas pautas no llegan jamás a ningún sitio, porque con la edad, y algunos llegan a los 40 años sin saber que es tener un trabajo estable, un horario, una responsabilidad.

También es cierto, que algunas personas habiendo tenido las pautas, responsabilidades, etc. tampoco llegan al final de ese camino, pero al menos a habido una parte de su vida en la que han sabido estar donde tenían que estar o lo han intentado. Hablo de esto porque, a pesar de que conozco gente así, y los quiero, aprecio, se me encoge el corazón cuando veo que poco a poco van pasando los años y no les quema ese puntito de sobresalto para decir “basta ya”…voy a cambiar de vida, voy a buscar un trabajo…voy a intentar cambiar de vida.

Aquí hoy os dejo mi pequeña reflexión sobre, como los llame en mi poema, “los yonis”…yonipienso, yonitrabajo, yonipago, yonisiento, yoniquiero, yoniamo, yonimelevanto….

Acerca de Marian

Escribo relatos cortos, poemas, reflexiones y otras cosas de interés general, me encanta estar informada de todo lo que pasa en el mundo. S
Esta entrada fue publicada en Diario de una mariposa, General, Pensamientos, Reflexiones diarias y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s