“Es la falta de amor que llena los bares”

A tan solo unas 2.889 vistas para llegar a las 500.000 todo un record por el poco tiempo que llevo en este mundo de los blogs, que por otra parte ha sido para mí una forma de llegar a miles de personas, de que puedan leer lo que siento, escribo, vivo etc. es un orgullo que algunas personas me hayan pedido que les escriba un poema dedicado a su madre, hermano-a, padre, novio porque eso tiene un sentido muy profundo de entender como somos los seres humanos, y que desde luego la poesía creo que es la forma más bella de expresar lo que uno lleva dentro de su corazón y su alma.

A veces es parte de una soledad, de una tristeza de un desengaño o de un sufrimiento. Hoy en el facebook ha habido una amiga que ha puesto una frase que me ha hecho pensar mucho: “Es la falta de amor que llena los bares”

¿ Que os parece?…a mí una realidad completa, el 80% de las personas que van a un bar es para no estar solas, para poder comunicarse, hablar, o simplemente estar rodeados de personas que seguramente como ellos tienen un miedo, un terror a la soledad, a la incomprensión. A veces nos preguntan que porque hay tanta gente en los bares, porque bebe la gente, estamos en un momento de angustia, de pesimismo, de carencia de tantas cosas que nos aferramos a cualquier cosa para no “estar solos”. Pero, al final del día, o de la noche cuando nos retiramos a casa la vida sigue siendo la misma, nos seguimos sintiendo solos y nos acostamos siendo los mismos.

La falta de amor es la carencia más grande que estamos viviendo en este siglo, todos estamos pasando la vida, corriendo, quejándonos, criticando o peleándonos ¿Por qué? …. la mayoría de las personas no lo saben, otras por puro placer y otras por sacar esa adrenalina, ese desfogue que no pueden sacarse de otra forma. Hoy no hay amor, amor del de verdad, el querer a alguien con el alma, el darle todo, el perder la cabeza por alguien que es único para cada uno. Hoy echo de menos las parejas por la calle de la mano, o besándose en medio de una acera o en el umbral de una portería. Hoy no hay romanticismo, te dicen que eso es una chorrada, una tontería de cuentos de hadas, de pura fantasía. Porque el amor tiene que ser una fantasía cuando en realidad todos estamos enfermos de falta de amor. Porque cuando vas a darle la mano a un amigo o un beso se aparta avergonzándose porque lo estás haciendo delante de la gente , porque, necesitándolo tanto, le damos la espalda a una de las pocas cosas que son gratis y además te curan. El amor te cura de enfermedades, de la tristeza, de pensamientos oscuros, de suicidios.

Me da pena observar a esas parejas que solo discuten, solo buscan cualquier pequeña brizna de sin sentido para empezar una discusión, me da pena ver a veces los ojos llenos de rabia, de odio entre dos personas que se supone que tendrían que morirse de amor. Siento a veces hasta miedo de pensar que estamos destruyendo todas aquellas cosas que nos hacían felices, que nos hacían brillar los ojos, nos hacían reír, sentir ese cosquilleo por el cuerpo, llorar de alegría, sonreír, quedarte con la boca abierta cuando fijabas los ojos en ese ser que tanto has amado.

Me da lástima y pena pensar que todo eso desaparece, que todo eso está con una enfermedad terminal, que estamos asesinando algo que es “autentico”.

En los bares es dónde puedes observar más estados anímicos, puedes aprender a descubrir como son las personas,  que sienten, como viven, aprendes a descubrir que en muchas hay una  máscara, se disfrazan de valientes para bajar a tomar unas copas y sentirse “alguien”, se disfrazan para pasar desapercibidos o para no contar como es realmente su vida. Otras es al contrario, en el bar es dónde puedes desahogarte, puedes contar lo que te pasa, si sufres, si amas, si odias…

En el bar se ve de todo, se oye de todo,  se refleja en las paredes esas vidas pobres, esas vidas destruidas por diversos motivos, escuchas las penurias, las desgracias de personas que no tuvieron la suerte que otras. Te das cuenta quien es cada cual, quien miente, quien falsea, quien es un interesado, quien es la mejor persona del mundo, quien ama, quien odia. El bar es como una selva, ese lugar dónde cientos de especies viven durante unas horas juntos para poder encontrar ese pequeño momento dónde fantasmagóricamente creen que ven el “amor” o creen que pueden encontrarlo. Y realmente, es todo falso, casi la mayoría de esas personas están desesperadas, aburridas, muertas de miedo por la vida, por lanzarse a la vida a buscar trabajo, a vivir intensamente. Unos se inhiben acorralándose en un rincón, solos y apartados porque no quieren que nadie les moleste o porque por circunstancias varias se esconden de todo y de todos. Otros son esos que se revelan, sacan todo lo que llevan dentro porque en su casa no lo pueden sacar, es como en los campos de futbol, un lugar ideal para desprenderte de toda la rabia y el odio que llevas dentro, ese lugar dónde realmente eres quien dices ser, sacas todo ese “yo” que llevas reprimido hasta la médula. Y también hay personas que van al bar para hablar de temas interesantes, debates de literatura, de poesía, de películas, de deportes, etc.

Un día me dijeron que un bar es como el escaparate de lo que realmente somos, la realidad de nuestra existencia, nos guste o no, cuando estás en un lugar donde nadie te manda, donde realmente puedes ser tú, entonces sale esa persona desconocida, esa persona que durante tiempo o durante el resto del día es quien los demás quieren,  cumple ordenes y deja su orgullo, su dignidad encerrado en un baúl que nunca se abre.

Deberíamos creer, creer en el amor, pero el verdadero amor, ese que te hace temblar, sufrir, reír, llorar, etc. y intentar al menos ser un poco más románticos,  probar un día dejar de ser tan duros, machotes y simplemente dejarse llevar por lo que sentimos, escuchar en silencio la voz del corazón, eso nos hará ser más personas, más amables, más comprensivos.

Acerca de Marian

Escribo relatos cortos, poemas, reflexiones y otras cosas de interés general, me encanta estar informada de todo lo que pasa en el mundo. S
Esta entrada fue publicada en Diario de una mariposa, General, Pensamientos, Reflexiones diarias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “Es la falta de amor que llena los bares”

  1. Marian dijo:

    No pretendo ser Sabina, yo soy Marian y escribo lo que siento, lo que llevo dentro. Cada artista tiene su propio estilo. De todas formas te doy las gracias por haber entrado en mi blog. Un saludo. Marian

  2. Elotrocarlitos dijo:

    Esto sí es un poema dedicado a los bares.

    Revisa tu ortografía…

    ublicado el 29-10-2005 | Archivado en Letras

    19 Días y 500 Noches

    Que el maquillaje no apague tu risa,
    que el equipaje no lastre tus alas,
    que el calendario no venga con prisas,
    que el diccionario detenga las balas,
    Que las persianas corrijan la aurora,
    que gane el quiero la guerra del puedo,
    que los que esperan no cuenten las horas,
    que los que matan se mueran de miedo.
    Que el fin del mundo te pille bailando,
    que el escenario me tiña las canas,
    que nunca sepas ni cómo, ni cuándo,
    ni ciento volando, ni ayer ni mañana
    Que el corazón no se pase de moda,
    que los otoños te doren la piel,
    que cada noche sea noche de bodas,
    que no se ponga la luna de miel.
    Que todas las noches sean noches de boda,
    que todas las lunas sean lunas de miel.
    Que las verdades no tengan complejos,
    que las mentiras parezcan mentira,
    que no te den la razón los espejos,
    que te aproveche mirar lo que miras.
    Que no se ocupe de tí el desamparo,
    que cada cena sea tu última cena,
    que ser valiente no salga tan caro,
    que ser cobarde no valga la pena.
    Que no te compren por menos de nada,
    que no te vendan amor sin espinas,
    que no te duerman con cuentos de hadas,
    que no te cierren el bar de la esquina.
    Que el corazón no se pase de moda,
    que los otoños te doren la piel,
    que cada noche sea noche de bodas,
    que no se ponga la luna de miel.
    Que todas las noches sean noches de boda,
    que todas las lunas sean lunas de miel.

    Título: Noches de boda
    Año: 1999
    Letra: Joaquín Sabina
    Música: Joaquín Sabina
    Disco: 19 Días y 500 Noches (1999)

  3. Karlitos dijo:

    Es la falta de amor LO que llena los bares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s