Sentado en las rocas de mi playa favorita

2/08/2010

Sentado en esas rocas, que hacen romper las olas de la Barceloneta, cada día, a eso de las seis de la tarde voy y me siento durante más de dos horas recordando……
Me había sentado junto a la ventanilla, para no perderme el placer de visualizar aquellos maravillosos parajes. Recordé cuando tan solo tenía 5 años los viajes con mi abuela, asientos de madera, el traqueteo de los vagones, el ruido ensordecedor de aquella chimenea de humo negro y el revisor que siempre me miraba con unos ojos de dulzura. Regresamos a Barcelona desde la Pobla de Masaluca-Faió, yo estaba triste, me acordaba de esos maravillosos días en el pueblo, corriendo, jugando entre las calles y las casas blancas envueltas en rosales rojos, amarillos y blancos, de inolvidable perfume a felicidad.
Llegaron los soldados por la carretera, cerca del embalse. Llegaban deprisa y con las armas en alto. Yo miré a mi padre, mis ojos lanzaron una especie de luz, se enmudecieron y mi padre se puso a llorar.
Estaba sentado junto a su diminuta maleta, cerca del fuego, del hogar que había construido con sus manos, ahora tenía que irse, salió de la casa por la puerta de atrás y mirando con los ojos llenos de lágrimas subió al tren, el mismo que cada día pasaba cerca de la casa y del que jamás pensó que sería su salvación.
Ahora estos días azules y este sol de la infancia me recuerdan aquellos días pasados, en que la ausencia se hacía cada día más inquietante, no saber dónde, como estaba.
Recibía alguna carta, con remitente falso, pero sabía que era de mi padre. Mi madre decía que era viuda, no quería que nadie supiera que aquel hombre grande, humano, tierno y trabajador había que tenido que huir, había tenido que dejarlo todo en un día como hoy, dónde el azul del cielo se confunde con el color del mar. Dónde el sol, ese sol de mi infancia me recuerda que ya no volví a verlo. Ahora con cincuenta años me siento en las rocas de está playa de ciudad, y mirando el mar recuerdo aquel día de su partida, recuerdo sus ojos, su expresión inquietante de miedo, de rabia controlada por ese carácter humano que tenía. La impotencia de no poder llevarse consigo aquello que más quería en la vida.
Han pasado ya más de cuarenta y cinco años y no dejo de pensar en él y en toda la soledad que debió parar por su vida. Se fue y no volvió como tantos, vivió sin aquello que más quería, pero me dejo esa imagen de ese día tan bello, me dejó su bondad, su humanidad, y sobre todo me dejó la huella del valor.
Marian R.L.

Carta al infinito

Este relato o carta la escribi hace mucho tiempo, pero le tengo un especial cariño. Espero que os guste.

Hola amor…..

Estoy un poco triste, esas ausencias de las que últimamente me tienes acostumbrada, no sé si te pasa algo, si no tienes ganas de escribir, quizá la ajetreada vida que llevamos nos hace perder la conciencia del tiempo, nos hace nublar la mente y la desvía hacía otros lugares, ¿o que es vida lo que sucede?……me  gustaría poder hablar contigo, tener una buena amistad, contarte y que me contarás más cosas.

A veces me siento realmente sola, sabes esa sensación de creer que no le importas a nadie, esa sensación triste y melancólica recorre muchas veces la mente y el alma. A veces intentas hablar, mantener una conversación y lo único que consigues es una respuesta que  dice que «no me enrolle, que calle por que no es el momento, o que no interesan esas chorradas»…entonces dentro se apodera una rabia, una especie de irá controlada que gustaría soltar. ¿Te ha pasado alguna vez?….a mi muchas. Pero, sabes lo que hago me oculto, me reprimo, me evado en mis poemas, en mis relatos, escribo y escribo sin parar durante horas, de esa manera esa irá se aleja, se esfuma, se apaga quedando impresa en las letras de mis poemas.

En ellas se puede ver y sentir muchas cosas, algunas son realmente intimas y personales, lo que me pasa, lo que siento, lo que desearía…., todo forma una especie de ser, un trabajo real, sincero de mi vida, ahora no puedo hablar contigo, no puedo leerte,  entonces te escribo yo, espero que no te moleste, porque a mi me encanta contarte cosas, me gusta hablar, hablar y hablar….quizá con eso me desahogo, quizás con las palabras encuentro la cura a mis desdichas, quizá es el medicamento de tanto y tantos, que sentimos algo dentro, que deseamos un mundo más humano, más humilde, más pacifico y no lo encontramos en las palabras.

Bueno infinito me gustaría que me escribieras unas letras, o muchas letras, se que durante el día no puedes o no tendrás tiempo, pero ¿porque no dedicarme unos minutos de toda esa eternidad que son las horas del día…?……te espero impaciente…..

Te añoro intensamente a ti, y a esas palabras que de tanto en tanto me dedicas, unos días te deshaces en elogios, en propuestas, deseos, besos y otros …..bueno  ya sabes esa ausencia, ese silencio oscuro y eterno que hace que mis días no tengan sol, no brillen, solo en las noches oscuras  que las estrellas iluminan miró hacía ellas para recordar que tu estás ahí en una de ellas, que has venido desde tan lejos para saludarme y desearme una feliz noche. Todas las noches envió regalos, envió mis deseos a muchas personas que quiero, según las enseñanzas  de Buda tendríamos que regalar algo cada día a todas las personas que vemos o queremos, pero no regalos materiales, tendría que  ser cualquier cosa, una carta, una poesía, un trocito de papel, una piedra, un deseo para que le vaya bien, y eso hago cada día, cuando me cruzó con alguien, cuando pienso en alguien que quiero le envió un deseo, espero que los que te envió cada día te lleguen y sientas eso que tanto deseo para ti. Hay tantos que me gustaría que se cumplieran….

Te quiero hasta la eternidad…porque la eternidad no es nada, es tan pequeña que la podríamos esconder en la palma de nuestra mano. Quizá, sería mejor decir, que te quiero hasta siempre, hasta el infinito….

Que tengas ese día tan especial que deseas, yo hoy te mando ese deseo, espero que cuando mires al cielo pase una paloma y te transmita eso que te envió.

Para siempre

Marola

 

 

 

Carta intima a un desconocido.

Carta confidente a un amigo que no conocía personalmente.

Confidencias a un amigo que no conozco:


Querido amigo:

respondiendo a tu correo, la verdad, es que si,  sigo en las profundidades, unas profundas y espesas sensaciones, vivencias por decirlo de alguna forma. No llego a poder situarme donde tendría que hacerlo, no puedo controlar lo que siento y eso me hace perderme, encajonarme en una forma de vida, en unos momentos que no puedo conmigo. No se como podría explicarte lo que me pasa, es muy difícil en palabras y más escritas. Lo único que tengo claro es que estoy perdidamente enamorada de alguien, nunca me había pasado de esa manera tan intensa, tan fuerte, llevo ya  siete meses así, no es pasajero, y a veces creo  que no es la persona que me merezco, no es la persona que me corresponde, pero no puedo evitar sentir lo que siento, no puedo de dejar de pensar en todo momento en él porque hemos vivido muchos momentos juntos, graciosos, serios, experiencias en la naturaleza, hemos viajado juntos, nos hemos reido juntos, hemos comido cerezas a las siete de la mañana viniendo de una noche de fiesta, a dormido en mi cama junto a mi, hemos conversado de cosas intimas, me ha abierto su casa, me ha enseñado fotos de su infancia, amigos, mujeres de las que se enamoro, me ha dibujado la palabra «felicidades» en un plato con mayonesa el día de mi santo……., y tantas cosas más….. por eso no puedo olvidarme, no puedo dejar de sentir algo tan fuerte por él  llegando a limites insospechados…a hacer cosas que quizás me perjudiquen, pero no puedo remediarlo es más fuerte que todo lo que te puedas emiaginar. Creo que cuando el amor te toca de esa manera es imposible poder vencerlo, poder parar las sensaciones, los sentidos, la pasión interior que sientes.
Me preguntas por las vacaciones, pués  fantásticas, creo que las mejores en muchos aspectos de toda mi vida,  porque estuve con él en Cahues, los dos solos, no paso nada en el sentido de intimidad, pero si que viví momentos y días maravillosos, hicimos barranquismo, visitamos pueblos, nos reímos un montón, viajamos, nos bañamos en rios, charcas, recorrimos el Valle Escondido, la Sierra de Garua, el Cañon de Cloñais y muchas cosas más.

Luego me fui al pueblo a estar con  mi madre y  mi hijo. Estuve una semana, este año no sé que me pasa que no tenía ganas de nada, más de estar al lado de esa persona que tanto me ha cautivado, me ha imnotizado, es como una fuerza que no puedo dominar. Y en muchas ocasiones  me gustaría realmente poder tener la fuerza y el valor de olvidarme de él.


Luego la última semana de agosto nos fuimos a Garbe, a un lugar cerca de Davila que es de ensueño. En el  embalse de Llebas, hay un sitio que se llama «El sendero del soldado»…es impresionante, es como una calita o playa, con el chiringuito, las barbacoa, el pinar donde acampar las tiendas, las canoas…y sobre todo, la vista impresionante del  atardecer. Estuve cuatro  días y también disfrute, viví, sentí  muchas cosas…..una tarde cogimos una canoa y nos fuimos remando muy lejos, cuando se estaba ocultando el sol nos quedamos los dos en medio del emblase  en la canoa, mirando hacía la cadena de montañas y al sol,  admirando el bello espectáculo del atardecer, aquello fué como un sueño…para mi, y creo que para él también fue algo especial ya que fue él el que sugirio quedarnos allí.

En esos días hubo muchos momentos que me sentí feliz, por la compañía, por las confidencias, por las palabras que escuche y por las palabras que me dijo una noche, una frase que me quedo en el corazón y que no se podrá borrar jamás. «Yo tambien te quiero mucho, lo que has echo por mi, no lo ha hecho por mi nadie, jamás». Esas palabras me las dijo mientrás me abrazaba, un abrazo que fue mucho más que eso, por su intensidad, por su fuerza, por como senti en mi piel ese temblor del suyo, sintoma de que sentía algo por mi, no amoroso, sino de cariño, de querer a alguien de verdad.


Pero, no se que me pasa, que luego me vengo abajo, porque él es mi amigo, y de ahí no pasaremos, bueno no lo sé a ciencia cierta, pero esa es, de momento, la sensación que tengo y eso me hace sufrir mucho. A veces me siento desplazada, ignorada, cuando está con su gente es como si se sintiera incomodo conmigo, es como si no quisiera que la gente que le rodea viera que está a mi lado, que es mi amigo. Te cuento esto porque no se lo cuento a nadie más, son mis mas ocultos y secretos sentimientos.
Bueno amigo,  se que no te escribo mucho últimamente, la verdad es que no escribo a casi nadie, ni hablo, ni llamo por teléfono, no se que me esta pasando, cada día quiero volverme más invisible hacía los demás.
Te mando un beso y cuidate mucho.


Carta a un desconocido, que conozco.

Como sabéis amigos de tanto en tanto escribo cartas, algunas inspiradas en la vida real, otras imaginarias, otras quizá serían las que me gustaría escribir a alguien especial. Aquí tenéis una, cada cual que se inspire en algo o alguien al que le gustaría escribir esta carta. Un beso. Marola

Hola amor…..

Estoy un poco triste, esas ausencias de las que últimamente me tienes acostumbrada, no sé si te pasa algo, si no tienes ganas de escribir, quizá la ajetreada vida que llevamos nos hace perder la conciencia del tiempo, nos hace nublar la mente y la desvía hacía otros lugares, ¿ o que es vida lo que sucede?……me gustaría poder hablar contigo, tener una buena amistad, contarte y que me contarás más cosas.
A veces me siento realmente sola, sabes esa sensación de creer que no le importas a nadie, esa sensación triste y melancólica recorre muchas veces mi mente y mi alma. A veces intentó hablar, mantener una conversación y lo único que consigo es una respuesta que me dice que «no me enrolle o que calle por que no es el momento»…entonces dentro de mi se apodera una rabia, una especie de irá controlada que me gustaría soltar. ¿Te ha pasado alguna vez?….a mi muchas. Pero, sabes lo que hago me oculto, me reprimo, me evado en mis poemas, en mis relatos, escribo y escribo sin parar durante horas, de esa manera esa irá se aleja, se esfuma, se apaga quedando impresa en las letras de mis poemas.
En ellas se puede ver y sentir muchas cosas, algunas son realmente intimas y personales, lo que me pasa, lo que siento, lo que desearía…., todo forma una especie de ser, un trabajo real, sincero de mi vida, ahora no puedo hablar contigo, no puedo leerte, entonces te escribo yo, espero que no te moleste, porque a mi me encanta contarte cosas, me gusta hablar, hablar y hablar….quizá con eso me desahogo, quizás con las palabras encuentro la cura a mis desdichas, quizá es el medicamento de tanto y tantos, que sentimos algo dentro, que deseamos un mundo más humano, más humilde, más pacifico y no lo encontramos en las palabras.
Bueno amor me gustaría que me escribieras unas letras, o muchas letras, se que durante el día no puedes o no tendrás tiempo, pero ¿porque no dedicarme unos minutos de toda esa eternidad que son las horas del día…?……te espero impaciente…..
Te añoro intensamente a ti y a esas palabras que de tanto en tanto me dedicas, unos días te deshaces en elogios, en propuestas, deseos, besos y otros …..bueno ya sabes esa ausencia, ese silencio oscuro y eterno que hace que mis días no tengan sol, no brillen, solo en las noches oscuras que las estrellas iluminan miró hacía ellas para recordar que tu estás ahí en una de ellas, que has venido desde tan lejos para saludarme y desearme una feliz noche. Todas las noches envió regalos, envió mis deseos a muchas personas que quiero, según las enseñanzas de Buda tendríamos que regalar cada día a todas las personas que vemos o queremos, pero no regalos materiales, podría ser cualquier cosa, una carta, una poesía, un deseo para que le vaya bien, y eso hago cada día, cuando me cruzó con alguien, cuando pienso en alguien que quiero le envió un deseo, espero que los que te envió cada día te lleguen y sientas eso que tanto deseo para ti.
Te quiero hasta la eternidad…porque la eternidad no es nada, es tan pequeña que la podríamos esconder en la palma de nuestra mano. Quizá sería mejor decir que te quiero hasta siempre.
Que tengas ese día tan especial que deseas, yo hoy te mando ese deseo, espero que cuando mires al cielo pase una paloma y te transmita eso que te envió.
Para siempre
Marola

telodigosindecirlo

realidad interpretada

Jerónimo Alayón

Lingüista, filólogo, catedrático y escritor.

Solo tu lo sabes

Relatos eróticos para mujeres y hombres.

Prefiero quedarme en casa

Un blog sobre lo que me gusta escribir

El sitio tranquilo

No sé vender mi producto

viva

alea eiaculata

Terminando de empezar

las vueltas que da la vida.....

Escuela de felicidad

El blog de Rafael Santandreu (santandreu@yahoo.com)

asesoriacolaborativa.wordpress.com/

Asesoría colaborativa social para entidades sin ánimo de lucro y para quien me quiera leer. Recursos y encuentros formativos

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

La vida entre poemas

Mis poemas y vivencias

saludabletuvida.wordpress.com/

Este sitio web te mostrará la importancia de cuidar de tu salud para vivir una vida mejor.

os monegros

Proyecto cultural en la comarca aragonesa de Los Monegros. Un hogar y un paisaje.

Risto Mejide

🕶Web Oficial🕶

El faro del fin del mundo

¿No da acaso lo mismo un puerto que otro puerto?

A %d blogueros les gusta esto: