Coronavirus homenaje a nuestro abuelos

Escribo porque tengo necesidad de escribir, de desahogarme, de poder expresar todo lo que siento en estos momentos. Llevo desde el día 14 en casa, como casi todos, pero en casi estos 16 días sola, a veces me dan ganas de llorar, de gritar, de sacar dentro este estado de angustia que tengo dentro en muchos momentos del día. Hay días que ni me levantaría de la cama. Soy, y he sido siempre una persona muy positiva, alegre, divertida, pero en estos momentos veo como poco a poco, como un grifo que gotea, se me están yendo las alegrías, las fuerzas. Por eso necesito contar, escribir.

Veo gente magnifica, con una dedicación, una bondad que sobre pasa cualquier actitud de las personas. En estos momentos tenemos que seguir las normas, lo que nos aconsejan o imponen, porque sino esto va a ser una catástrofe,sobre todo para los mayores, esos que dieron la vida, el trabajo para levantar un país que estaba en ruinas. Me estremece ver como están falleciendo esos abuelitos que están en las Residencias, pero lo peor es que están muriendo solos, que no se pueden despedir de sus hijos, nietos, hermanos y amigos.

No puedo imaginarme esa situación. Yo hace cuatro años estuve muy grave, me pasé tres años enferma, yendo casi a diario al Hospital, me hicieron más de 600 pruebas, entre ellas intervenciones como una biopsia de pulmón, me extirparon la vesícula, analíticas,broncoscopias, TACS, Radiografías, etc.

Cuando me hicieron la Biopsia de Pulmón estuve 23 días ingresada, y ahora pienso que si en ese momentos hubiera estado sola, no me hubieran podido venir a ver las personas que más quiero y me hubiera muerto sin poder verlas, sin despedirme … Y si mi familia no hubiera podido venir a verme… estoy con todas esas familias que lloran, que sufren, que se desesperan, porque no tienen información de sus seres mas queridos, de sus abuelos. Y sobre todo la angustia de que un día te llamen y te digan «que se ha ido».

La vida tenemos que aprovecharla, dejar de comprar cosas innecesarias, de pasar más tiempo con aquellos que nos necesitan, hablar más, compartir tus sueños, tus inquietudes, amar más y sobre todo no arrepentirnos cuando llegan estos tiempos tan malos de todo eso que podíamos haber hecho y no hemos hecho.

Por todos aquellos abuelitos que lo dieron todo y ahora se nos han ido …Serán nuestros ángeles dela guarda, pensemos mucho en ellos…así seguirán vivos entre nosotros.

Añoranza por la radio.

 

 

Cada día escucho esa radio que me dice de ti, me acerca un poco a tu persona,  ya sé que tienes un programa y lo escucho siempre. Al oír tu voz, es como si volviera a aquella tarde del mes de abril, en el aeropuerto, con las maletas, las ilusiones, y sin que te dieras cuenta metí un trozo de mi corazón en una de ellas, en la maleta de mano, para que siempre estuvieras conmigo y yo contigo. Has conseguido aquello que tanto buscaste, todo aquello que acá parecía una ilusión, una fantasía, por fin se ha hecho realidad, ¿sabes?, me alegro por ti. Siempre tuyo.

 

19 de marzo día del padre.

Hace cinco años le dediqué un post a mi padre, en el explicaba la peripecia que pasó en Chile, uno de sus dos viajes que ha hecho para ver a sus primos. Este relato fue publicado en un periódico de Chile, llamado «el trabajo». Fue para mi una de las emociones fuertes que he vivido, ya que jamás hubiera pensado que una historia de un viaje de mi padre fuera a publicarse. Aquí les dejo  el relato:

14 EL TRABAJO Martes 27 de Junio de 2006
Entre dos continentes
Por Marián Rosique Labarta
Está historia podría haber empezado
hace bastantes años, quizá décadas
o no haber ocurrido nunca. Los
protagonistas son personas que en un
momento de su vida -como han hecho
millones de personas en busca de una
vida mejor- se fueron lejos de su tierra,
de su familia, de su pueblo. Nuestra
historia empieza en Los Martínez
del Puerto, el pueblo o pedania donde
nació mi abuelo.
En noviembre de 2005 mi padre
viajó por segunda vez a Chile. Allí tenía
un primo hermano, en Puerto
Montt. Después de muchísimos años
de separarse sus familias, que cruzaron
ese azul y ancho mar hacia una tierra
llena de vida y esperanza, se habían
encontrado.
En esos tres meses que mi padre,
Antonio Rosique Llop, estuvo en Chile,
recorrió prácticamente todo el país.
Su familia chilena es tierna, amable y
se desvive por los demás. Su primo,
Claudio Fischer, que ahora ya es muy
mayor, pero tiene una vitalidad excelente,
quiso que mi padre viajara y conociera
la tierra que les había acogido,
les había regalado una vida mejor,
y que a base de esfuerzos y mucho trabajo
se merecían.
Así que uno de esos días mi padre
y su primo se fueron de Puerto Varas
al Sur de Chile, cerca de Cochrane, a
un lago a pescar. Ellos se hospedaron
en una residencia militar que se utiliza
como hotel, cuyo gerente le comentó
a mi padre sobre el señor San Nicolás,
que se apellidaba Rosique y se hospedaba
en el mismo hotel con su mujer
y otro matrimonio. Mi padre se quedó
perplejo y al conocerlo se abrazaron
efusivamente, entonces empezaron
a hablar y se contaron que San
Nicolás era de Murcia (España), entonces
mi padre le dijo que su padre
también era de Murcia, de Los Martínez
del Puerto, pero lo gracioso de todo
es que habían estado juntos 3 ó 4 días
en aquel lugar, comiendo en el mismo
comedor, alojados en ese maravilloso
paraje, hablando y pescando juntos sin
saber de la coincidencia de sus apellidos,
y sin saber tampoco si por alguna
rama genealógica eran familias. Eso lo
descubriremos ahora la hija de San
Nicolás, Paola, y yo, que ya nos hemos
puesto en marcha para averiguar si es
una simple coincidencia o realmente
hay algún lazo de sangre entre estas
dos personas que viven a miles de kilómetros
y se encontraron en un mismo
lugar. Mi padre y su primo se tenían
que ir ese mismo día a Coyhaique
y desde allí a Puerto Montt.
Ellos se dieron los teléfonos, pero al
regresar mi padre a España, una de las
maletas, precisamente la que llevaba
todos los recuerdos de esos tres maravillosos
meses en Chile, se perdió. A
partir de ese momento no hubiera podido
volver a tener contacto con Aurelio
San Nicolás, pero por las coincidencias
de la vida, un fin de semana
que fui a verlo a su pueblo, le comenté
que por Internet había conocido a un
chico de San Felipe. Mi padre se emocionó
y me dijo que ese amigo que había
conocido y que se llamaba como él,
era de San Felipe, así que me puse en
contacto con José Luis, para pedirle
ayuda, y al mismo tiempo pensé que
en Internet hoy en día se puede encontrar
todo lo que buscas, así que miré
los diarios y periódicos que había en
San Felipe, y encontré dos. Uno de ellos
“El Trabajo”, dirigido por Marco Juri,
tenía la dirección de correo, así que le
envié un correo electrónico para explicarle
la historia y ver si se podía de alguna
forma localizar a esa persona. El
señor Marco Juri, muy atento, me contestó
que el día 16 de marzo publicarían
mi mensaje en el diario, que esta
era la forma más rápida y simple de
conseguir que alguien que conociera
a esa persona, o ella misma se pusiera
en contacto conmigo.
Pues efectivamente al día siguiente
recibí un correo de Paola San Nicolás,
la hija de este señor, diciéndome
que su padre le había explicado la relación
con el mío, me enviaron los teléfonos
y móviles y mi padre se puso
contentísimo de tener la oportunidad
Antonio Rosique viajó miles de
kilómetros, desde España a Chile, para
coincidir en el sur de Chile con un
aconcagüino que lleva su mismo
apellido y con el cual podrían ser
parientes.
de volver a ponerse en contacto con
Aurelio.
Gracias, no sé si al destino, a Dios o
a todas las personas que han colaborado
en esta preciosa historia, hemos
conseguido que dos personas que se
apellidan igual, que viven a miles de
kilómetros de distancia y que sin embargo
coinciden casualmente en un
mismo punto del tiempo y del espacio
en este inmenso planeta, puedan continuar
comunicados pese al también
casual extravío de una maleta.

 

 

Un poco de mi – 4 de diciembre de 2008 –

navidades-1967
En esta foto estamos mis primeros hermanos y mi abuela Pura. Eran las Navidades de 1967
Hoy quiero hablaros de mi, un poquito de mi, para aquellos que me conoceís hace tiempo, aquellos que me siguen fieles en mis escrituras, poemas, y aquellos que me dejan sus comentarios que me emocionan. Porque a veces las palabras escritas te llegan a tocar el corazón, a mi en particular, hay personas que me han emocionado con sus palabras, por he sentido que las dicen de corazón, por que las sienten. Algunas personas las dicen por no hacerte daño, y tambien lo agradezco, pero ante todo siempre he pedido que en mi blog se dejen las opiniones, los comentarios, el parecer o sentir de todos real, si algo no gusta, pues no gusta, no tenemos que decir que algo está bien es bonito si no es cierto o no creemos en ello. Tambien se que hay veces que a todos nos cuesta decir la verdad sobre algo que ha escrito otro, quizás no nos guste pero pensamos en el esfuerzo que ha dedicado, en su ilusión y eso nos hace tener un poco de compasión. Creo que es bueno, pero también creo que es malo, porque si no le decimos lo que creemos realmente o lo que está bien o mal, nunca aprenderemos. Siempre me dijeron que se aprende de los errores, de las cáidas, de las malas experiencias y es cierto, solo que te das cuenta cuando ha pasado el tiempo, cuando traspasas la edad de los 35 o 40 años. Entonces recuerdas aquellos consejos, aquellas palabras que te sonaron a reproche, y que en el fondo solo tenían la intención de que fueras mejor.
Yo he aprendido mucho de la vida, aunque por mi carácter conformista a veces soy una cobarde, prefiero tragarme la lengua antes que una discusión que pueda llevar a una situación de enfado o malestar. Desde que recuerdo he sido una persona que todos me decían lo buena que era, lo que me querían todos, y ahora lo pienso y quizás tuvieran razón. Yo creía que lo decían por animarme, por consolarme de aquellos complejos que tenía a los 13 o 14 años.
Ahora se que la vida da vueltas, que no es facíl y que muchas veces los problemas los buscamos nosotros mismos. Creo que si pensaramos dos veces muchas palabras que salen de nuestras bocas, evitaríamos muchos problemas, pero el carácter de cada persona no se puede cambiar.
Creo que he tenido una vida bastante  esplendida, llena de emociones, llena de vivencias, de momentos inolvidables, he tenido tambien momentos tristes, momentos en los que lo hubiera dejado todo, pero que sería de nuestra vida sin todo eso. No concibo una vida monótona en todos los sentidos, no concibo esas personas que lo programan todo, que viven esperando el mañana, viven para el mañana y se les va pasando la vida…..intentando descubrir el futuro, cuando no tenemos futuro, tenemos un presente valioso que la mayoría de las veces se nos escapa de las manos.
Yo he sido muy feliz con mi familia, somos siete hermanos, yo la mayor. Nos llevamos tan solo un año cada uno,  cuatro mujeres y tres hombres. Estamos repartidos en varias comunidades y un hermano en Argentina. El recuerdo más bello que tengo de mi familia es el día de Noche Buena. Mis padres ponían la mesa para 9 personas al principio, después al pasar el tiempo fueron añadiendo cubiertos, maridos, mujeres y nietos un total ahora de 17 seríamos más mis padres si nos juntáramos. Aquella noche era mágica, los mejores cubiertos, los mejores manteles, velas, adornos navideños, pero sobre todo ilusión, mucha ilusión. Celebrábamos aquella noche como nadie, mi padre cocinero, muy bueno, preparaba la cena, gambas, langosta, ibéricos, y pato a la Naranja o algún segundo plato para chuparse los dedos, mucho vino, cava, y música, alegría, cantos, regalos, bailes….hasta las 6 o 7 de la mañana. Ahora han pasado años que todos nos hemos distanciado, unos por vivir en otra provincia o país o por diferencias irreconciliables de carácter. Ahora me doy cuenta de lo que nos estamos perdiendo, de lo que era y lo que es, me da mucha pena no poder volver a aquellos momentos, a aquellas veladas que me hacían feliz. Dicen que todo no dura siempre, que todo cambia, yo no me lo creía, pero es cierto. Me gustaría que nos diéramos cuenta y intentáramos conservar esos momentos que tan felices nos han hecho, dejar atrás las peleas, las discusiones, el querer tener siempre la razón….Me gustaría que existiera una pócima que te pudiera encantar y que hiciera reaccionar a las personas, y ser más humildes, comprensivos, amables, cariñosos….aunque solo fuera un momento dentro de la eternidad.

Yo conservo en mi corazón una cinta, un DVD, un cassette con todos esos momentos felices, y de tanto en tanto cierro los ojos, apreto el interruptor y vuela mi imaginación hacía esos momentos en que la vida era un verdadero placer, un emotivo encuentro con la fraternidad, con el amor.

telodigosindecirlo

realidad interpretada

Jerónimo Alayón

Lingüista, filólogo, catedrático y escritor.

Solo tu lo sabes

Relatos eróticos para mujeres y hombres.

Prefiero quedarme en casa

Un blog sobre lo que me gusta escribir

El sitio tranquilo

No sé vender mi producto

viva

alea eiaculata

Terminando de empezar

las vueltas que da la vida.....

Escuela de felicidad

El blog de Rafael Santandreu (santandreu@yahoo.com)

asesoriacolaborativa.wordpress.com/

Asesoría colaborativa social para entidades sin ánimo de lucro y para quien me quiera leer. Recursos y encuentros formativos

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

La vida entre poemas

Mis poemas y vivencias

saludabletuvida.wordpress.com/

Este sitio web te mostrará la importancia de cuidar de tu salud para vivir una vida mejor.

os monegros

Proyecto cultural en la comarca aragonesa de Los Monegros. Un hogar y un paisaje.

Risto Mejide

🕶Web Oficial🕶

El faro del fin del mundo

¿No da acaso lo mismo un puerto que otro puerto?

A %d blogueros les gusta esto: