NIÑA

Hay veces en la vida que te das cuenta en que te has convertido, en te han convertido, quien eres y quien no eres. Este poema lo escribi pensando en todas esas cosas que normalmente no nos paramos a pensar, aunque cuando te dan en el alma o en el corazón una sacudida, entonces es cuando te das cuenta de las mentiras, la falsedad, la ironia, lo inhumano que puede llegar a ser una persona….pero de todo eso se puede resucitar, se puede superar, se puede llegar a saltar y decir: Ahora yo…

NIÑA

 
Niña, ya se fueron los brillos primeros,
niña, ya llegaron las primeras nieves,
en tu mirada se otean caminos y senderos,
aunque tu rostro sigue perpetuo,  fijo.

 

Sin huellas de veranos, ni primaveras,
tampoco otoños de ráfagas heladas,
ni  inviernos que no te han alcanzado.

 

Dejaste tus sueños a la orilla,
a la ribera de ese playa desierta,
para que el agua los arrastrara,
esperanza sin cristal,  a otro lugar.

 

Botella medio llena, de lagrimas plata,
papel mojado, despedazado por oleadas,
que no llega ni al horizonte más cercano,
perpetuo cada mañana, cada noche
ante esa dulce y tierna mirada.

 

Niña de ojos cansados y sonrisa perenne,
alcanzaste la sabiduría en tus pensamientos,
dejaste volar libre a tu dilecto sin delatarte,
porque libre querías que fuera en su trayecto.

 

Atormentadas noches de luna ciega, pasaste,
durmiendo  encariñada a su imagen  guadamecí,
abrazando imagen sin estar entre tus brazos.

 

Niña de inmortal carisma, de noches sin luna,
niña, esa pequeña ondina color purpura,
niña ya mujer, esa que sonríe de gratis,
que ama como ser efímero y divergente
pasa por avenidas sin descubrirse,
sin hacerse presente entre semejantes
bailando en el silencio de la nostalgia.

 

Un ápice de ilusión por ti…

…. una pequeña luz….

Nunca me había sentido tan lejos del mundo, de las personas, de la vida. Es muy difícil poder explicar el sentimiento de soledad, de incomprensión que puede llegar a sentir una persona, y más ahora que es cuando más se necesita, ahora cuando se necesita ese signo para sentirse bien, sentirse querida, sentirse no perdida, ni olvidad, ni sola…en esta jungla de barro.

….por fin, estoy viendo una pequeña señal de ilusión….

Me fije en alguien, me estoy fijando en alguien, pero creo que no es el momento. Me gustaría poder compartir tantas cosas, tanto cariño, y recíprocamente necesito tanto, ese abrazo, ese beso, esa mano que te coge y te aprieta, esa mano que te guia en un paseo por donde sea, en silencio, tan solo una mirada delatadora, esa que te dice sin voz, sin sonido algo que te estremece por dentro, esa mirada sonriente que te dice sin sonidos algo que la voz no se atreve….

Ojala nos atreviésemos a decir y hacer todo aquello que deseamos, que amamos, todo eso que siente el corazón, el alma. Perdemos tanto tiempo  por no arriesgar a hacer, decir eso que tanto queremos o deseamos. Al final, nos damos cuenta de que el tiempo se pasa y nos empieza a dejar perpetuas las primeras nieves del invierno. Y esas quedan perpetuas, sin pasar a ser ese río lleno de vida…seguirá siendo lo que fue siempre agua helada e inmovilizada para siempre.

Tengo un ápice de esperanza de algo bonito, algo que parece, pero no sé,  si será,ojala fuera, eso me haría renacer otra vez, ser esa flor viva, ese rio bravo, esa sueva brisa que acaricia el sentido. Hasta ahora estaba embalsamada en algo y alguien que jamás me resucitara, jamás me dará lo que necesito. Ahora he visto en alguien,  una pequeña luz, un faro que me ha dado con su mirada esa luz que necesitaba.

(Dedicado a alguien especial, que en un silencio recondito de mi corazón, me está haciendo volver a sentir un ápice de ilusión….)

 

Sentado en las rocas de mi playa favorita

2/08/2010

Sentado en esas rocas, que hacen romper las olas de la Barceloneta, cada día, a eso de las seis de la tarde voy y me siento durante más de dos horas recordando……
Me había sentado junto a la ventanilla, para no perderme el placer de visualizar aquellos maravillosos parajes. Recordé cuando tan solo tenía 5 años los viajes con mi abuela, asientos de madera, el traqueteo de los vagones, el ruido ensordecedor de aquella chimenea de humo negro y el revisor que siempre me miraba con unos ojos de dulzura. Regresamos a Barcelona desde la Pobla de Masaluca-Faió, yo estaba triste, me acordaba de esos maravillosos días en el pueblo, corriendo, jugando entre las calles y las casas blancas envueltas en rosales rojos, amarillos y blancos, de inolvidable perfume a felicidad.
Llegaron los soldados por la carretera, cerca del embalse. Llegaban deprisa y con las armas en alto. Yo miré a mi padre, mis ojos lanzaron una especie de luz, se enmudecieron y mi padre se puso a llorar.
Estaba sentado junto a su diminuta maleta, cerca del fuego, del hogar que había construido con sus manos, ahora tenía que irse, salió de la casa por la puerta de atrás y mirando con los ojos llenos de lágrimas subió al tren, el mismo que cada día pasaba cerca de la casa y del que jamás pensó que sería su salvación.
Ahora estos días azules y este sol de la infancia me recuerdan aquellos días pasados, en que la ausencia se hacía cada día más inquietante, no saber dónde, como estaba.
Recibía alguna carta, con remitente falso, pero sabía que era de mi padre. Mi madre decía que era viuda, no quería que nadie supiera que aquel hombre grande, humano, tierno y trabajador había que tenido que huir, había tenido que dejarlo todo en un día como hoy, dónde el azul del cielo se confunde con el color del mar. Dónde el sol, ese sol de mi infancia me recuerda que ya no volví a verlo. Ahora con cincuenta años me siento en las rocas de está playa de ciudad, y mirando el mar recuerdo aquel día de su partida, recuerdo sus ojos, su expresión inquietante de miedo, de rabia controlada por ese carácter humano que tenía. La impotencia de no poder llevarse consigo aquello que más quería en la vida.
Han pasado ya más de cuarenta y cinco años y no dejo de pensar en él y en toda la soledad que debió parar por su vida. Se fue y no volvió como tantos, vivió sin aquello que más quería, pero me dejo esa imagen de ese día tan bello, me dejó su bondad, su humanidad, y sobre todo me dejó la huella del valor.
Marian R.L.

Hoy son muchos colores….

 

Estos días pasados no he tenido un color fijo, he tenido colores, pero no podía describirlos uno a uno…han sido días de sensaciones raras, decepciones, pensamientos, satisfacciones, emociones, alegrías, reencuentros, perdón, ayudas, etc.

Por este motivo, hoy son muchos los colores, los colores del arco iris,  que describen mi estado de animo.

Ayer me sucedieron cosas muy bonitas, emocionantes…soy una mujer de pasiones, emociones, riesgos, no me asusto cuando me proponen hacer alguna cosa que contenga o conlleve  emosiones, riesgos o cuando tengo que enfrentarme a según que cosas en la vida. Soy activa, muy activa y no podría vivir sin esas emociones, como no podría vivir sin mis poemas, mis escritos, mi música y mi empatía por las personas, sean quien sean o como sean.

Ayer un amigo me dio una vuelta en moto hasta Parets del Vallés. Fue una de las experiencias más emocionantes que he vivido en estos años. Ponerte a una velocidad extrema, que por prudencia no digo, sentir que vuelas, sentir que estas flotando en el aire, es algo inexplicable. Se que no se puede ir a esa velocidad, pero ayer sentí el cielo, la adrenalina, el miedo, la alegría de sentir que estas viva. Con prudencia eso si, en un lugar que no puedes causar daños, y con la cabeza en su sitio.

Otra de mis satisfacciones de ayer fue poder ayudar a las personas que quiero, como sabéis siempre me he implicado en los problemas de los demás en un sentido de apoyo, ayuda. Hay personas que me dicen que no me implique, que no haga lo que hago. Yo no puedo dejar que personas o amigos que tengo a mi alrededor sufran, no sepan que hacer, si puedo los ayudo y es muy fácil, sencillo, agradable, y sobre todo GRATIS.

Y eso, es lo que paso ayer, a uno le ayudo en sus papeleos para que resuelva los problemas que tiene y a otro le encontré trabajo…SI TRABAJO…me sentí feliz, contenta, me sentí útil, porque eso para mi es lo más importante, sin esperar jamás nada a cambio, me gustaría que algunas personas pudieran sentir lo que siento cuando he ayudado a alguien, cuando ha salido bien y te lanzan una sonrisa, o de dicen «gracias», aunque yo no quiero que me den las gracias, porque lo hago con el corazón y para mis amigos. No concibo que le tengas que dar las gracias a un amigo.

Por eso estos días no es un color sino son COLORES DEL ARCO IRIS.

 

 

Hoy mi color es el «rojo pasión»

Hoy mi color es el «rojo pasión» ….

Significa para mi, fuerza, energía, ganas de hacer muchas cosas, sentir hasta el más pequeño sonido de esta naturaleza que tenemos tan bella, que vibre el bello de la piel, que lata el corazón deprisa por una palabra, por un beso, por un abrazo….reír con los amigos, sonreír a alguien que notas que no está bien…..sentirte en definitiva «querida».

telodigosindecirlo

realidad interpretada

Jerónimo Alayón

Lingüista, filólogo, catedrático y escritor.

Solo tu lo sabes

Relatos eróticos para mujeres y hombres.

Prefiero quedarme en casa

Un blog sobre lo que me gusta escribir

El sitio tranquilo

No sé vender mi producto

viva

alea eiaculata

Terminando de empezar

las vueltas que da la vida.....

Escuela de felicidad

El blog de Rafael Santandreu (santandreu@yahoo.com)

asesoriacolaborativa.wordpress.com/

Asesoría colaborativa social para entidades sin ánimo de lucro y para quien me quiera leer. Recursos y encuentros formativos

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

La vida entre poemas

Mis poemas y vivencias

saludabletuvida.wordpress.com/

Este sitio web te mostrará la importancia de cuidar de tu salud para vivir una vida mejor.

os monegros

Proyecto cultural en la comarca aragonesa de Los Monegros. Un hogar y un paisaje.

Risto Mejide

🕶Web Oficial🕶

El faro del fin del mundo

¿No da acaso lo mismo un puerto que otro puerto?

A %d blogueros les gusta esto: